sistema de salud y hospitales del Condado de Cook comprar priligy Medicina de la sarna para perros
Home / Noticias / Actualidad / Comunicado sobre el Aupa Lumbreiras
Comunicado sobre el Aupa Lumbreiras

Comunicado sobre el Aupa Lumbreiras

La asociación tobarreña de rock (Astro), en relación a los rumores que últimamente estaban rodando acerca del tan afamado festival de Rock estatal, quiere hacer una valoración de lo que sus miembros han vivido y presenciado en la organización del festival “Aupa Lumbreiras 2011” antes, durante y después de la celebración en Tobarra del Festival.

Aquí tenéis dicho texto:

”La asociación Astro, fue la que invitó a la organización del festival a realizarlo en Tobarra. Ha sido coordinadora durante estos cuatro años entre el Ayuntamiento de Tobarra y Productora. Por eso, después de varias semanas de valoración, nos llegan infinidad de testimonios por parte, no sólo de asistentes de fuera del pueblo, sino también, de ciudadanos de Tobarra, hosteleros, comerciantes, además de lo que nosotros hemos visto y vivido durante la celebración del festival, por lo que nos sentimos obligados a contar la realidad de la situación.

Queremos exponer, que al fin y al cabo el “Aupa Lumbreiras” es sencillamente un festival de música rock, en el que los jóvenes vienen a divertirse en paz y que ha sido un éxito tanto de asistencia de público, organización, nivel musical y comportamiento ejemplar de sus asistentes, por lo que nos cuesta entender, que los protagonistas hayan sido (o hayan querido) ser otros, cuándo lo que a nosotros nos gustaría es que se hablara principalmente de música, de cultura.

Que era el principal evento que tenía Tobarra, a nivel económico, cultural y turístico, con lo que eso supone a la población en estos tiempos de crisis, por lo que no podemos más que lamentar profundamente la marcha del festival.

Primero, señalar, que el motivo de la marcha del festival del pueblo de Tobarra, no es achacable a la productora, ya que ha sido víctima de un acoso y derribo durante los 3 anteriores años y más en esta edición, en la que la situación ha pasado a ser totalmente insostenible. Hay muchas razones por las que pensamos que el festival ha tenido que irse de Tobarra, aunque la realidad es que con la actitud de unos pocos, que no representan al pueblo, nos hacen pensar, que el festival ha sido invitado a marcharse.

Respecto a nuestra relación y la de la productora con el Ayuntamiento de Tobarra, durante estos años, ha sido totalmente transparente y cordial, incluso siempre hemos apoyado la gestión de la corporación municipal en la organización del festival. Pero, en esta edición, no sabemos si por la falta del coordinador de los dos años anteriores, el ex-concejal Jose Antonio Paterna (al que de aquí le enviamos todo nuestro agradecimiento por su trabajo), o por otro tipo de presiones, hemos notado una falta de interés y una gestión muchísimo más lenta y rozando la dejadez respecto a las otras ediciones. Todo el pueblo ha podido ver como a pocos días de la celebración del festival, los terrenos del recinto de conciertos, acampada y aparcamiento no estaban preparados y tenían más de medio metro de maleza, además de estar todavía sin concertar con algunos propietarios. Parece ser que la Diputación de Albacete no quiso envíar en fecha a las máquinas, cuándo estaban pedidas meses anteriores. Nuestra queja viene porque en ningún momento se ha intentado dar una solución y ha tenido que ser la asociación Astro, la que buscara de urgencia la maquinaria necesaria, a instancias del organizador, para dejar los terrenos en condiciones, con la consiguiente presión para la organización, que veía que no se podía montar todas las infraestructuras necesarias, al no estar los terrenos preparados a pocos días del festival. Ya que hace un año se sabe que el festival se va a realizar en Tobarra, creemos que las cosas se pueden hacer con muchísima más antelación y que nos parece que a un evento tan grande como éste se le ha dado poca importancia y así se juega con el trabajo de todo un año y el buen nombre del pueblo.

Aún así, podemos decir, que a pesar de las mentiras que se están contando, Marcos Rubio, para nada quería abandonar Tobarra, ya que se ha sentido siempre querido y respaldado por la amplia mayoría de la población, aunque como decíamos antes, se han puesto todas las trabas posibles a su trabajo a fin, creemos, de que se marchara.

Una de esas trabas, que ha sido la gota que colmó el vaso para que finalmente el festival se traslade, ha sido el intento de suspender el festival por parte de la Policía Local de Tobarra. En una reunión a la que se convoca a la organización tres días antes del festival (y ante la sorpresa de todos, Concejales, productora, asociación), el jefe de la policía local, cambia los términos de los acuerdos tomados entre productora y Ayuntamiento anteriormente, además de pedirle un tipo de proyecto y licencias que en los años anteriores no se habían pedido. Más aún, cuando la productora pidió la autorización un mes antes y el Ayuntamiento expuso que no hacía falta y que se hacía como todos los años.

No entramos a valorar si hay que pedir todos estos requisitos para la celebración del festival, que seguro que sí, pero consideramos que ha habido todo un año para pedirlos y no esperar a dos días de la celebración del evento, en lo que se da a entender que es una clara intención de suspenderlo, además de parecernos una inconsciencia muy grave ante la organización, asistentes y pueblo de Tobarra. Aún así la documentación fue preparada en tiempo record y presentada en los organismos pertinentes. Desde Astro, sólo nos limitamos a contar los acontecimientos de los que hemos sido testigos. Por lo cuál, lo que si que nos cuesta entender es lo contradictorio de las intenciones del Ayuntamiento de sí celebrar el festival, y los obstáculos que ponen sus trabajadores.

Después de todos los comunicados que han salido en prensa en los días posteriores al festival, en los que se hacía alusión al exceso de celo de los cuerpos de seguridad, queremos hacer saber primeramente, que tanto desde la Asociación como desde la organización, nunca se ha criticado que se realicen controles de alcoholemia o de droga durante el festival, que es lo que se ha estado insinuando. Más bien al revés, apoyamos que se actúe contra la gente que conduzca bajo los efectos del alcohol y contra los traficantes de droga, pero nos consta que esto no ha sido así.

Creemos que cada estamento, tiene que reconocer sus errores y no encima felicitarse por el trabajo al que consideran “bien hecho”.

No hemos visto en la historia que nosotros conocemos de Tobarra, ni en ningún otro evento que se celebra en la localidad, tal cantidad de despliegue de Guardia Civil y Policía local como en el “Aupa Lumbreiras”. No solamente en Tobarra, sino en todos los pueblos y ciudades que hemos visitado acudiendo a festivales exactamente igual a éste o incluso más grandes en asistencia de público.

No sólo desde la organización y nuestra asociación, sino también los habitantes de Tobarra, han podido comprobar como la persecución a los asistentes del festival era desproporcionada y eran tratados como presuntos delincuentes, únicamente por llevar una camiseta negra. Hemos visto con nuestros propios ojos como se ha intimidado registrado, desnudado, puesto contra la pared, etc., sólo por el hecho de tener unos gustos musicales o una manera distinta de vestir. Hemos observado, como, el no llevar una vestimenta “aparentemente” rockera, podría valer para ser el mayor traficante y pasar inadvertido, ya que claramente se ha perseguido a los asistentes del festival. Todo esto a día de hoy es una realidad que todo el mundo ha podido ver tanto en las calles de Tobarra como en el entorno de la localidad.

No entramos a valorar cuál tiene que ser el trabajo de los cuerpos de “seguridad” en este tipo de eventos, pero por nuestra experiencia asistiendo a éste tipo de festivales, podemos afirmar, que en muchos años de festivales hemos vivido algo parecido.

Hemos podido comprobar y observar, como a altas horas de la madrugada, se sacaba a gente que estaba durmiendo en su tienda de campaña. También, después de la lluvia del viernes, como se sacaba de sus vehículos a gente que había decidido dormir, en seco, en ellos. Como a la gente que iba caminando por el pueblo, se la ponía contra la pared, se le desnudaba o se le esperaba en la puerta de los bares y comercios.

Todo este público que asiste desde todos los sitios de España, son los mismos que nosotros, los mismos que vamos a diferentes festivales de todo el territorio nacional (Viña-Rock, Lumbreras Rock, Marea Rock, Benicasim, etc.) y que en ninguno de los lugares hemos sido tratados de esta manera. Por lo cual, nos sentimos maltratados al igual que el público asistente. Sin duda, sentimos pena que esto sea la realidad de lo que ha quedado del pueblo de Tobarra, y no lo decimos nosotros, sino que ha quedado reflejado, tanto en los habitantes de la localidad, como en todos los medios de comunicación y foros especializados a nivel nacional.

Sin duda alguna, podemos afirmar que si el festival ha sido un éxito, durante éstos cuatro años, ha sido por el comportamiento ejemplar de su público, a pesar de haber sido tratados como presuntos delincuentes.

Creemos que si no se quería el festival en Tobarra, lo más fácil hubiera sido hace meses hacérselo saber al organizador y no esperar a las vísperas del festival para poner todos los obstáculos posibles, con el alto precio que han pagado, tanto productora, público y población de Tobarra.

Respecto a la productora, solamente decir que nos reiteramos en nuestras declaraciones de siempre, nos sentimos afortunados de haber conocido y convivido con una persona como Marcos Rubio, amante de la música rock, tremendamente trabajador y sencillo, una persona que se ha preocupado más por el pueblo que otras personas y colectivos que presumen de ello, y que en esta ocasión no han estado a la altura.

Ésta es la realidad y no otra de lo que nosotros hemos vivido. Habría que pensar y meditar que es lo que está pasando en el pueblo de Tobarra para que se vayan perdiendo oportunidades así.

Para terminar, queremos comunicar a todo nuestro entorno, al pueblo de Tobarra y sobre todo a quien corresponda, que hemos “captado el mensaje”. La Asociación Tobarreña de Rock (ASTRO), después de catorce años de andadura y trabajo, cesa su actividad temporalmente, por lo menos en Tobarra. Como decimos, ya hemos entendido las pistas claras que nos han dado y no podemos seguir con nuestra actividad ni organizar ningún tipo de evento, ya que no podemos permitir que nuestra gente y la gente de fuera que pensara venir a nuestros conciertos, pague el alto precio de esta especie de xenofobia, que han pagado la inmensa mayoría de la gente del rock que ha pasado por nuestro pueblo. Agradecemos a todos los ciudadanos, hosteleros y comerciantes de Tobarra que nos hacen llegar sus muestras de cariño y respeto, pero pensamos que si no hay una clara señal de apoyo o de solución no merece la pena seguir.

ASOCIACIÓN TOBARREÑA DE ROCK (ASTRO)”

Intentemos hacer de la música nuestra forma de vida, no nuestro negocio.

Vía | Insonoro

About Alberto

Alberto
Soy Alberto, empecé creando Maskerock en 2005 y desde entonces no he parado de trabajar en ello como webmaster y guitarra de Konsumo Respeto hasta hace unos años. Ahora sigo en ello haciendo fotos de conciertos y reportajes para la página cuando puedo. ¡Espero que os gusten! Nos vemos en los conciertos.

Comments are closed.

Scroll To Top